jueves, 29 de mayo de 2014

LA ESTRATEGIA DEL CANGREJO

Estoy tan muerto por dentro, he huido tantas veces de mí mismo, me he cambiado de nombre tan a menudo, que llega un día en que todas las lágrimas que guardé caen en un sólo momento. Eh, nadie dijo que fuera fácil esconderse para siempre; soy el último en llegar a la fiesta y el primero en marcharse. Antes que cualquier cosa, lo aprendí todo sobre el rechazo y la negación. El día que me ponga en serio vais a ver lo que es la tristeza de cuarenta días y cuarenta noches sin pausa, con una distancia de mil metros en el alma y el caudal de mis silencios.