domingo, 17 de octubre de 2010

PELEANDO A LA CONTRA

Peleando a la contra, después de haber encajado unos cuantos golpes, con la certeza de que siempre llueven palos, escuchando a Led Zeppelin, seguramente la magia negra exista, aunque tu discurso sea el del amor, me he ganado mi respeto. Seguimos golpeando y follando, porque nunca nos habéis derribado. Acumuláis puntos en un combate amañado, pero no nos falta ningún diente, no hemos subido de peso, no damos tregua ni la pedimos. Si el tiempo parece no estar de nuestra parte, ahora es movimiento. La longitud de tiempo, sin embargo, determinará un espacio contínuo donde se posará mi mirada en un instante claro e infinito en el que no existís y no hay más combates que librar. Amén.